Skip to content

Loading...

Newsflash

 
Default screen resolution  Wide screen resolution  Increase font size  Decrease font size  Default font size 
Ud. está aquí:    Home arrow arGentinaFORESTAL arrow Número 68 arrow La Madera en el Hogar

Madera y Construcción El Portal de la Madera

Zona Usuarios






¿Olvidó su clave?


La Madera en el Hogar PDF Imprimir Correo electrónico

EL QUIINCHO LA MADERA

Para disfrutar con amigos y familiares en días libres, trabajar durante un atardecer durante la semana, o simplemente para sentarse a comer cotidianamente, los quinchos pueden ser un pulmón en la casa. Consejos para el armado y cuidado del espacio, de la mano de CADAMDA.

El quincho, habitualmente utilizado en forma ocasional para determinadas reuniones, es hoy en día un espacio que se puede adaptar y acoplar a los demás ambientes de una casa para darle utilidad durante todo el año. La clave de este tipo de construcciones es aprovechar las mejores vistas al verde para convertirlo en un lugar ideal para disfrutar de reuniones familiares o entre amigos, ya que, es un espacio que correctamente ambientado, puede ser útil para desarrollar una amplia variedad de actividades. Es importante tener en cuenta que el quincho adecuado para una familia tipo a la que se suman entre 10 y 12 personas es de, aproximadamente, 4 por 6 metros; espacio donde se debe incluir la parrilla con una pileta de cocina, un espacio para una heladera y, en algunos casos, un baño en uno de los laterales.



Construcción
Para poder adaptar satisfactoriamente el ambiente del quincho a la totalidad de la casa, se puede elegir entre dos estilos de construcciones: los quinchos tradicionales y los rústicos. Para la construcción de los quinchos tradicionales, si se realiza la estructura en madera, se recomienda utilizar pino con el correspondiente tratamiento contra insectos (nunca en estado natural). Para las vigas del techo se suele utilizar saligna, una variedad muy resistente de eucalipto, o quebracho.
Las terminaciones que se utilizan con más frecuencia son los revestimientos a la cal o de ladrillos rústicos de punta rasada en las paredes y las chapas planas y de color para los techos. En cuanto a las aberturas, si el quincho es cerrado pueden ser de aluminio o de madera.
Además, es aconsejable utilizar materiales durables, como las carpinterías de aluminio cubiertas con estructuras de madera y los pisos no rugosos, que requieren poco mantenimiento.

Por otra parte, los quinchos rústicos son una de las opciones más accesibles y en boga en los últimos tiempos.
En este caso, desde la estructura se arma con un piso tipo deck y columnas en madera de eucalipto, a las que se les hace un tratamiento especial previo a la colocación para que adquieran una mayor resistencia. A fin de darle ese detalle rústico que caracteriza ésta construcción, el techo puede ser realizado en paja tropical; el modelo terminado es totalmente impermeable y requiere mantenimiento sólo cada diez años. Si se quiere utilizar éste ambiente durante todo el año, lo ideal es incorporar cerramientos de PVC o, en manera más tradicional, estructuras de aluminio y madera.

En ambos casos, se puede hacer una división con una barra y mesada multifuncional entre los dos sectores principales: el comedor y la parrilla. La madera ideal para la mesada es el roble. Este elemento es muy práctico para apoyar fuentes y bebidas, hacer una picada o las ensaladas mientras los comensales esperan el asado; incluso, para aprovechar el espacio, se le puede colocar una bacha, un anafe o cocina de una o dos hornallas. En el bajo mesada, se puede colocar una pequeña heladera, alguna cajonera para guardar cubiertos y demás utensilios necesarios para el asado o puertas para guardar el carbón y la leña. Así mismo, un horno de barro pequeño para cocinar pizza o pan le aportará gran valor agregado al espacio.



El quincho debe constituirse como el espacio más cercano posible a la cocina. Los muebles ideales son los de madera dura, que otorgan un estilo rústico al ambiente.
Los materiales de los objetos del quincho deben ser más resistentes que los de una cocina convencional, de fácil limpieza, mantenimiento y guardado. En este sentido, los elegidos son los de madera, plástico, melamina, gres o rattan. Al mismo tiempo, se aconseja contar con complementos que aporten una cuota de facilidad para servir o levantar la mesa: bandejas grandes, porta cubiertos y canastos para vasos y botellas. El quincho como una extensión de la casa, construido con materiales tradicionales es, por supuesto, más costoso, pero permitirá usarlo con mayor comodidad durante todo el año y su vida útil será mayor. En este caso se recomiendan los materiales neutros como el hormigón, piedra, bloques de hormigón, variedad de revoques y texturas de acabado, con aberturas de aluminio, hierro o madera y techos de madera, caña, entre otros. Los pisos de cemento alisado con incrustaciones o pátinas, cerámicos, porcelanatos también son muy buenas opciones además por su fácil mantenimiento.



Cuidado de la madera
Las maderas se deben limpiar con productos especiales para maderas, nunca con agua, y con una esponja o gamuza. También es posible teñir la madera, en caso de que el color natural de ésta, no combine con el diseño elegido. Si se quiere aumentar la resistencia de la madera a los cambios atmosféricos, se puede utilizar aceite de teca, el cual protegerá a la madera del agua y del sol.
Una sola capa la impermeabilizara; una segunda capa, la protegerá del continuo ataque del sol. La madera de exterior es un material orgánico y por ello sensible a los cambios de temperatura, humedad e incidencia de los rayos U.V. Al igual que protegemos nuestra piel de la acción de los rayos U.V. con cremas protectoras, la madera de exterior también necesita protección con aceites especiales y adecuados.
Para la instalación de madera de exterior es necesario garantizar que esta evacue todo el agua que pueda acumularse. Por eso antes de acometer la instalación deberá asegurarse que el espacio que va a acoger la tarima cuenta con sumideros y con las pendientes mínimas para evacuar el agua. Procure adaptar los mantenimientos de la madera en función de los cambios de estación y al inicio de la temporada en la que el uso sea más intenso.La madera de exterior le será tan agradecida como usted haya sido con ella. Por eso procure cuidarla y observarla, con lo que evitará su deterioro y conseguirá la satisfacción de disfrutar de uno de los más cálidos y vanguardistas pavimentos de la actualidad.
Aprovechar el espacio externo, brindarse una sombra y un lugar cómodo para realizar actividades relajadas, son las claves a tener en cuenta para hacer un quincho. Saber qué uso se le va a dar en todo el año es poder aprovechar todo su potencial.



 
< Anterior   Siguiente >

Ver revista Madera y Construcción



Revista Madera y Construcción